polvo




me anticipo unos segundos al viento. parece que la tierra gira distinto según el sitio donde estamos. y que esa es la señal de una casa o de un viaje. o de haber vivido.

imagino que parado en uno de los polos, con la ilusión de ajustarme a su centro, mi cuerpo giraría sobre su propio eje erguido, sin percibir otro viento que el horizonte continuo y perpendicular de esa línea.

zara: sé que el recuerdo es posible por distancia.

que tu nombre ocioso, indiferente, archiva y acumula el polvo de los viejos estantes, en el banco del olvido.





 

0 comentarios:

Publicar un comentario