facultad



practicaba el oficio de rebatir y descomponer ideas ajenas. esa facultad mal llamada deconstructivista.
siempre en su sitio.

omitía palabras en los distintos rituales del silencio y las sábanas arrugadas. para no repetirse en cada casa, en cada sudor o en algunos viajes.

o por esa continua sensación de que, en verdad, precisaba un héroe renovado.

yo esperaba con su amor en fuga. mirando el techo de mis derrotas, mientras ella dormía.




4 comentarios:

zeltia dijo...

héroes renovados necesitamos, si.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

no te vayas mac

mis intelijente dijo...

Y al despertar, encontrarás las fuerzas para empezar todo de nuevo. Lucha de gigantes.

juegapetalo.anastrauss dijo...

bueno,

Publicar un comentario