misiva


debajo de la casa

la señora de sonidos post mortem

es una vieja de un sólo ojo cerrado después

de la medianoche balando que

lleva su nombre

hacia un sitio nuevo de escamas luminosas

un dios alado

y televisores militares que le doran su edad


voz de cortina

tres puntillas rígidas y

plantas muertas hace tres o cuatro nietos la

vuelven

simplemente insoportable


la insulto contra mis plumas

logra devastar el fulgor del peso

de este odio


salto sobre mi madera para trasladarle el

insomnio


insulto a z


pero

la vocal tiene mejor oficio de cepillo de dientes y

olvido y boca abierta en

la mesada del baño para hablar de amor


un porqué fresco para este tiempo nocturno

pienso

mientras me acuesto abrigado





3 comentarios:

JOAQUIN DOLDAN dijo...

recuerdos que serán lindos dentro de poco...como aquella bombacha que -confieso- fui yo el que desintegré con fuego

Scarlett DuBois dijo...

Este me encantó.

emiliano martínez dijo...

me alegra. gracias.

Publicar un comentario